¿Puedo proteger mi web frente a usos no autorizados de terceros?

Cómo proteger una web para que terceros no usen el contenido sin la autorización del titular de los derechos.

Temas

RESUMEN

En este post se va a explicar de manera clara y sencilla cómo puedes proteger tu página web para que tu contenido (textos, imágenes, dibujos, diseños,música, etc.) no sean utilizados por terceras personas sin tu autorización, ya que si eres el autor de los contenidos de tu página web, el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual (en adelante, Ley de Propiedad Intelectual), te reconoce derechos por los que puedes frenar el uso ilícito de tus contenidos por terceros mediante las herramientas que la ley pone a tu disposición.

TABLA DE CONTENIDO

  1. INTRODUCCIÓN
  2. ELEMENTOS QUE PUEDEN SER PROTEGIDOS
  3. CÓMO PROTEGERLOS
  4. QUÉ PUEDES HACER SI ESTÁN USANDO TU CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN

1. INTRODUCCIÓN

Si estás pensando en crear una página web para tu negocio, debes tener en cuenta la normativa que resulta aplicable, tanto en cuanto a los elementos que la configuran (derechos de autor), como a los textos legales que debes poner a disposición de los usuarios de manera permanente en tu página web (aviso legal, política de privacidad, de cookies, y en su caso, condiciones de contratación y de uso de la web). Pero en este post solo voy a hablar de los elementos que la configuran, más concretamente de los contenidos visibles (imágenes, videos, audios, ilustraciones, dibujos, textos, etc.).

En primer lugar, debes decidir qué tipo de página web quieres hacer: blog, tienda online, página representativa del negocio, una combinación de estas, etc. Y en segundo lugar, una vez tengas claro qué tipo de página quieres, debes decidir si vas a hacerla tú o se la encargas a un tercero.

Tanto si decides crearla tú como encargársela a un tercero, a excepción del diseño y programación informática de la página web (que ya abordaré en un post a parte), el contenido de tu página puede ser creado por ti mismo o por terceros, pero en este último caso debes contar con la debida autorización para el uso que pretendas darle.

En este post me voy a centrar en el contenido que tú creas para tu pagina web, ya que si usas contenido de terceros, como veremos más adelante en otra publicación, necesitarás la titularidad de los derechos de propiedad intelectual (mediante una cesión de derechos), o una licencia para el uso de determinados derechos (del mismo modo que terceros necesitarán tu autorización para hacer uso de tus contenidos). En definitiva, sólo el autor de los contenidos tiene todos los derechos reservados y puede prohibir su uso a terceros, salvo las excepciones indicadas en la Ley (fines académicos o docentes, citas, etc.).

2. ELEMENTOS QUE PUEDEN SER PROTEGIDOS

Todo aquello que forme parte de tu página web puede ser objeto de protección por derechos de autor o por derechos de propiedad industrial mediante marcas, patentes o modelos de utilidad.

Mediante los derechos de autor quedan protegidos los textos, las imágenes, dibujos, ilustraciones, vídeos, música, etc. Y mediante los derechos de propiedad industrial, puedes proteger una marca, un nombre de dominio, o incluso puedes proteger el método comercial mediante un modelo de utilidad o patente si cumple con los requisitos establecidos en la Ley 24/2015, de 24 de julio, de Patentes.

Para disfrutar de la protección otorgada por los derechos de autor debe darse un requisito ineludible: ser el creador del contenido (obra), y por tanto, el autor. Ahora bien, también puedes ser cesionario o licenciatario de los derechos de autor de un tercero. Para entender la distinción entre cesión y licencia, vamos a acudir a la definición que nos da la OMPI (Organización Mundial de Propiedad Intelectual): “La cesión es un acuerdo en cuya virtud una persona cede a otra la titularidad de los derechos de Propiedad Intelectual. La licencia es un acuerdo en cuya virtud la persona que posee los derechos de Propiedad Intelectual (licenciante) autoriza a otra persona (licenciatario) a efectuar determinados usos de la Propiedad Intelectual bajo determinadas condiciones, habitualmente a cambio del pago de un importe”. En la práctica, esto significa que un tercero -creador de imágenes, por ejemplo-, puede cederte o licenciarte los derechos de reproducción y comunicación pública para que puedas usar sus imágenes en tu sitio web bajo las condiciones que el propio autor te establezca.

Normalmente, tanto las cesiones como las licencias de derechos, conllevan algún tipo de contraprestación. Ésta puede ser de índole económico o meramente de reconocimiento, pidiéndote el autor que le nombres como autor del contenido en tu sitio web. Como ves, existen diferentes opciones, pero en todas ellas se da un denominador común: debes disponer de los derechos necesarios para hacer el uso que pretendes en tu página web.

Por tanto, que terceros usen los contenidos disponibles en tu página web y de los que eres el autor sin la correspondiente autorización (ya sea mediante cesión o licencia), supone un incumplimiento de la normativa en materia de propiedad intelectual (e incluso industrial si están usando tu marca registrada sin haber licenciado los derechos), y por tanto podrás entablar las correspondientes acciones civiles solicitando, entre otras, el cese inmediato en el uso de los contenidos y una indemnización por los daños y perjuicios que esta conducta te estuviera ocasionando. Lo mismo ocurre a la inversa si eres tú el infractor respecto contenidos ajenos.

3. CÓMO PROTEGER EL CONTENIDO

Una vez creada nuestra página web y generados los contenidos que la configuran (textos, imágenes, vídeos, dibujos, ilustraciones, música, etc.), ¿qué puedes hacer para evitar que terceros utilicen esos contenidos en sus páginas web o redes sociales sin pedirte autorización?

A continuación voy a indicarte qué herramientas y consejos puedes poner en práctica en tu página web para proteger tus derechos de autor (propiedad intelectual) y tus derechos marcarios o de marcas (propiedad industrial).

3.1. Protección de los derechos de propiedad intelectual.

3.1.1. Registra todos los contenidos que crees en tu sitio web en el Registro de Propiedad Intelectual (organismo público), o en cualquier plataforma o registro privado. Cualquiera de las dos opciones son igualmente válidas, ya que la inscripción no es constitutiva del derecho. Me explico. El registro de los derechos de autor no constituye el nacimiento de los derechos, ya que estos nacen por la mera creación de la obra (art. 1 de la Ley de Propiedad Intelectual), pero sí te otorga una prueba frente a terceros para acreditar la autoría en caso de disputa.  

3.1.2.Comunicar a los usuarios de Internet que el contenido está protegido bajo los derechos de autor, informando y poniendo en conocimiento de todos los usuarios que la página web tiene todos los derechos (de autor) reservados. Pero, ¿cómo incluir esta información? ¿qué poner exactamente? Es muy sencillo, solo deberás poner en el pie de página de tu web (por ejemplo), o donde prefieras, la siguiente leyenda:

  • “©Todos los derechos reservados, fecha – nombre”,
  • “©Copyright, fecha – nombre”.
  • @Nombre – ©Todos los derechos reservados – fecha

Pueden ir haciéndose las combinaciones que se quieran siempre que aparezca el texto indicado.

Esto es aconsejable indicarlo en la web si quieres reservarte todos los derechos, pero también tienes la opción de permitir su uso (licenciar) bajo determinadas condiciones, utilizando para ello, por ejemplo, la licencias gratuitas de Creative Commons, de las que te hablaré en otro post. De momento, ahí tienes el link por si quieres ir echando un vistazo.

3.1.3. Inserta filigranas en tu contenido digital, visible o invisible, de manera que las filigranas visibles tendrá un efecto disuasorio, mientras que las invisibles te permitirán rastrear el contenido. Las filigranas pueden consistir en una marca de agua con tu marca o signo distintivito, logo o nombre (si se trata principalmente de imágenes), o de un texto indicando que el contenido se encuentra protegido por los derechos de autor.

3.2. Protección de la propiedad industrial (marcas)

3.2.1. Registra tu marca o nombre comercial. Si has creado un nombre distintivo para tu negocio y aún no lo tienes registrado como marca o nombre comercial, hazlo. Esto te permitirá diferenciar tus productos y servicios en el mercado y prohibir a terceros que usen tu marca.

Una vez registres la marca, puedes incluir el símbolo ® junto a la misma para indicar a los usuarios que esa marca está registrada y así, avisar de que su uso está prohibido (salvo autorización por tu parte y las excepciones previstas en la Ley de Marcas).

3.2.2. Registra el nombre de dominio. ¿Qué es el nombre de dominio? Lo que va seguido de las tres uves dobles (www), en mi caso, por ejemplo, los dominios que tengo registrados son gloriamartin.es y valmartabogados.es.

Antes de registrar el nombre de dominio, haz una consulta en la Base Mundial de Datos sobre Marcas de la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) para comprobar que el dominio que pretendes registrar no coincide o puede generar confusión con una marca ya registrada en cualquier parte del mundo.

Es aconsejable que los dos puntos anteriores vayan de la mano (registrar marca o nombre comercial y el dominio) para proteger tus derechos de marca y tu dominio de la página web, así evitas verte perjudicado por prácticas ajenas perjudiciales.

¡Aviso! Aplicar estos consejos no supone una inviolabilidad de tus derechos como autor ni de la propiedad industrial, sin embargo, sí puedes otorgar una mayor protección y fuerza frente a terceros en la defensa de estos.

4. QUÉ PUEDES HACER SI ESTÁN USANDO TU CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN

Si has creado tu página web y has seguido estos consejos, como te decía en líneas anteriores, estos no suponen una inviolabilidad de tus derechos, por lo que aún aplicándolos, tus contenidos pueden estar siendo usados de manera ilícita por terceros. ¿Cómo puedes comprobar que tus contenidos están siendo usados por terceros no autorizados?

Existen varios métodos, pero aquí solo te voy a indicar los más sencillos:

1.Google (sí, has leído bien, Google). Introduce en el buscador el texto que quieras comprobar si está siendo usado por terceros, entrecomíllalo y podrás comprobar si ese texto -contenido-, está siendo usado en otro sitio web.

2.Herramientas que insertan huellas digitales en el contenido y que te permiten rastrearlo.

Y si tus derechos han sido vulnerados, puedes emprender acciones frente a:

1.Sujeto infractor, es decir, la persona física o jurídica que está usando ilícitamente tus contenidos. Como medida preventiva, te aconsejo a que le remitas un requerimiento extrajudicial “invitándole” a cese en su conducta.

2.Redes sociales o plataformas digitales (como por ejemplo, marketplaces). Si tu contenido está publicado en redes sociales de terceros (Instagram, Twitter, Facebook, Pinterest, etc.) o plataformas digitales (Amazon, Etsy, etc.), puedes dirigirte directamente a estos terceros intermediarios (prestadores de servicio), para que eliminen el contenido por infracción de derechos de autor.

3.Motores de búsqueda principales, como Google, Bing o Yahoo. Adicionalmente, también puedes solicitar a estos que indexen las URL donde se encuentra el contenido infractor.

En definitiva, si has comprobado que tu contenido está siendo utilizado de manera ilítica por un tercero, la ley te protege. Puedes solicitar el cese de la conducta mediante diversos métodos como los comentados, y si aun eso la conducta no cesa, siempre tendrás a tu disposición la vía judicial. Para ello, te aconsejo que ante cualquier duda de cómo hacerlo, te pongas en contacto con un profesional en esta materia. En http://www.valmartabogados.es, podemos ayudarte.

©Copyright – Gloria Martín Sánchez -mayo 2020

Comparte

Comparte en Facebook
Comparte en LinkedIn
Comparte en Twitter
Comparte por mail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

   He leido y acepto la Política de Privacidad